Return to Homepage

Search IPCB:            

Use
ULTRA Search™
for more
specific results

Comunicado de Prensa

Fecha: 18 de Febrero de 2004
Contacto: Debra Harry, dharry@ipcb.org
Sala Indígena 3A, PWTC

El Régimen Internacional del CDB: las organizaciones activistas indígenas piden zonas de No Acceso

(Kuala Lumpur, Malasia) Representantes de organizaciones indígenas han expresado su preocupación urgente y piden a los pueblos indígenas de todo el mundo que declaren sus territorios "Zonas de No Acceso". Esta petición de acción es una respuesta al mandato preliminar de desarrollar instrumentos internacionales que facilitan el acceso y la comercialización de recursos genéticos. El mandato para un régimen internacional ha sido casi acordado por los gobiernos que asisten a la Séptima Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Los pueblos indígenas creen que las discusiones sobre un régimen internacional de acceso y distribución de beneficios son un disfraz para la explotación de los recursos genéticos y el conocimiento tradicional en nombre de la distribución justa y equitativa de beneficios. Debra Harry, No. Paiute y directora del Consejo de los Pueblos Indígenas sobre Biocolonialismo, señaló que "Es insultante que el CDB se haya convertido en el vehículo para la explotación de las formas de vida. Ningún aspecto de la vida quedará a salvo de esta fiebre del oro por los recursos genéticos".

Los pueblos indígenas pidieron con éxito que se incluyera texto específico en el mandato final del régimen internacional propuesto que asegure la protección de los derechos de los pueblos indígenas. Esto era necesario para contrarrestar la presunción de los estados de soberanía estatal absoluta sobre los recursos naturales. Arthur Manuel, de la Nación Secwepmc (Canadá), dijo: "No podemos aceptar la noción de que los gobiernos tienen soberanía nacional sobre nuestros recursos y sobre el conocimiento tradicional. Esto contradice la legislación internacional de derechos humanos y es una violación de nuestros derechos a la libre determinación."

Las discusiones de las Partes se centraron en el derecho de los estados al acceso a los recursos genéticos sin reconocer que mucha de la biodiversidad del mundo está en los territorios de los pueblos indígenas, y están marginando las voces de los pueblos indígenas en estas discusiones. "Los países en vías de desarrollo dicen que tienen la llave para abrir los territorios indígenas, el cofre del tesoro de la biodiversidad mundial, para permitir a las corporaciones biopiratas del mundo desarrollado que lo expolien para su beneficio" dice Le`a Kanehe, representante de Na Koa Ikaika o Ka Lahui Hawai`i, una organización no gubernamental Nativa Hawaiana en los Estados Unidos.

Uno de los objetivos clave del Convenio es asegurar el reparto justo y equitativo de los beneficios derivados de la utilización de los recursos genéticos. Sin embargo, los beneficios se refieren sólo a los estados y no a los pueblos indígenas. Como los pueblos indígenas no son partes contratantes en los acuerdos de acceso, recibirán pocos o ningún beneficio de estos acuerdos. Alejandro Argumedo, quechua de Perú, de la Red Indígena de los Pueblos Indígenas sobre Biodiversidad, relacionó el régimen con "ladrones que entran en nuestra casa llamándose partes interesadas, y dicen 'vamos a repartir los beneficios'; nos dejan quedarnos con un par de cucharillas, pero roban todo lo demás que tiene valor". Con la falta de reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, este es el escenario que se dibuja.

Los pueblos indígenas han afirmado con coherencia la posición de que el conocimiento tradicional es inseparable de los recursos genéticos. Las deliberaciones en la COP han hecho esta separación en el ámbito del régimen: "No quieren tener ninguna obligación legal para compensar por el uso del conocimiento tradicional que les leva a los recursos que quieren explotar. El régimen legaliza la apropiación del conocimiento indígena para conseguir beneficios", dice Lourdes Amos, Igorot de Filipinas y miembro del Comité de Asia de Conocimiento Indígena y Biodiversidad.

Los pueblos indígenas han exigido que las decisiones de la Conferencia de las Partes respeten y protejan los derechos de los pueblos indígenas a controlar sus territorios y proteger sus conocimientos y recursos de la explotación. Cecilio Solís, del pueblo Nahua de México dijo: "Los Estados han rehusado reconocer plenamente y proteger los derechos de los pueblos indígenas. Nuestras voces y presencia se ignoran totalmente".

Para los pueblos indígenas que están siguiendo ansiosamente las discusiones en Kuala Lumpur, la agenda de las partes está clara. Las partes están desarrollando un régimen que facilitará la biopiratería libre para todos. Harry dice: "Lamentablemente, todo lo que podemos hacer es pedir a los pueblos indígenas que se preparen. El régimen de la biopiratería ha llegado. Deben hacer lo que sea necesario para proteger sus recursos y conocimiento en el nivel local. Sus más básicos derechos a la libre determinación no serán reconocidos en este nivel".

[fin]